Compartir carpetas con NFS

NFS o Network File System es un protocolo nativo de Linux que permite a un usuario de un equipo cliente acceder a archivos remotos a través de una red, de una manera similar a como se accede a los archivos almacenados localmente.

Para ver y entender como es el proceso de configuración, debemos visualizar un equipo servidor y al menos un equipo cliente. En este ejemplo tenemos lo siguiente:

 

Partimos de 2 equipos con Debian 10 el servidor (192.168.1.122) y el equipo cliente (192.168.1.70).

 

En el equipo servidor instalamos NFS utilizando los siguientes comandos:

su -

apt-get update

apt-get install nfs-kernel-server

 

 

En el equipo cliente hacemos lo mismo con los comandos:

su -

apt-get update

apt-get install nfs-common

 

En el servidor, creamos la carpeta que vamos a compartir:

mkdir /home/compartida

A continuación, editamos el archivo /etc/exports:

nano /etc/exports

 

Al final de este archivo añadimos la ruta de la carpeta que vamos a compartir junto con los permisos:

/home/compartida *(rw)

 

Para acabar este paso, reiniciamos el servicio NFS con el comando:

service nfs-kernel-server restart

 

Ahora, en el equipo cliente, comprobamos las carpetas remotas:

showmount -e 192.168.1.122

Tras ejecutar este comando ya deberíamos poder ver la carpeta compartida y aparecer algo así.

 

 

 

 

Siguiendo en el equipo cliente o clientes, creamos la carpeta que contendrá los archivos compartidos del equipo servidor.

mkdir /mnt/datos-server

mount -t nfs 192.168.1.122:/home/compartida /mnt/datos-server

 

Por último y de nuevo en el equipo cliente, lo configuramos para que automonte la carpeta cada vez que inicie.

Para ello editamos el archivo /etc/fstab con el comando

nano /etc/fstab

Y añadimos al final del archivo la siguiente línea:

192.168.1.122:/home/compartida /mnt/datos-server nfs defaults 0 0