Instalación servidor DHCP

Un servidor DHCP asigna direcciones IP a los ordenadores cliente. Todas las direcciones IP de todos los ordenadores se almacenan en una base de datos que reside en un equipo servidor.

 

Para utilizar un Windows Server como servidor DHCP seguiremos estos pasos:

 

Con Windows Server iniciado nos dirigimos al Panel de administración del servidor y seleccionamos la opción de Agregar roles y características.

 

Nos aseguramos que tenemos marcada la opción de Instalación basada en características o en roles y pulsamos el botón de Siguiente.

 

Seguimos con el asistente de configuración que nos preguntará en que servidor vamos a instalar este servicio. Nos aseguramos de tener marcado el que queremos utilizar y volvemos a pulsar en el botón de Siguiente.

 

En la siguiente ventana marcamos el rol de DHCP Server y a continuación hacemos clic en Agregar características y Siguiente.

 

En el asistente seguimos pulsando doblemente el botón de Siguiente para acabar pulsando el botón de Instalar.

También podemos marcar la casilla de reiniciar para que lo haga directamente en caso necesario.

 

Tras acabar la instalación, veremos un icono de advertencia en la parte superior del panel de administración del servidor que nos avisa de que se requiere una configuración posterior a la instalación para que el servidor DHCP empiece a funcionar.

Pulsaremos sobre este icono para seguir haciendo clic sobre Completar configuración de DHCP.

 

Tras avanzar en el asistente que nos preguntará sobre las credenciales que se usarán para autorizar el servidor en AD DS, veremos que se crean también los grupos de seguridad necesarios para el funcionamiento.

 

Para acabar, nos dirigimos a Herramientas > DHCP donde pasaremos a configurar algunos parámetros para que este servidor funcione como nosotros queramos.

 

Careamos un nuevo ámbito haciendo clic derecho en IPv4 > Ámbito nuevo…

 

En el asistente además de un nombre le asignamos un intervalo de direcciones disponibles que usará para asignar junto a otras opciones como la duración de la concesión y otras opciones que podemos dejar por defecto en caso de no tener unas necesidades especiales.

 

Agregamos la dirección IP correspondiente a la puerta de enlace.

 

En esta ventana cubriremos los datos correspondientes a los servidores DNS. Como el servidor ya lo tenemos configurado como controlador de dominio, dejamos todo por defecto.

 

Tras esta configuración, podemos ver el intervalo de direcciones disponibles para su distribución.