Apertura

La Apertura es el tamaño de la abertura por la que pasa la luz en la lente. Se mide en “f/”. La mayoría de los objetivos tienen una apertura máxima de entre f/1,8 y f/5,6, y una apertura mínima de f/22.

Aunque no es importante recordar, un f-stop es la relación entre la “distancia focal” del objetivo y la apertura. Si un objetivo con una distancia focal de 50 mm se ajusta a un f-stop de f/2,0, la apertura es de 25 mm de ancho: divida la distancia focal (f) por el número que hay debajo.

Cuanto más bajo sea el f, más ancha será la apertura y, por lo tanto, más luz se dejará entrar.

La apertura afecta a la exposición de la foto, pero también controla la “profundidad de campo”. Cuanto más ancha sea la apertura, más delgada será el área de la imagen que estará enfocada.

Profundidad de campo con distintas Aperturas.

 

La profundidad de campo es a menudo la decisión más importantes, ya que cambia completamente el aspecto de tus fotos. Para los retratos, una gran apertura va a quedar muy bien.

Para fotos de grupo, paisajes, etc., a menudo se necesita una apertura estrecha y toda la profundidad de campo que dispongamos.

 

A la hora de sacar una fotografía, podemos optar por una Apertura más amplia y una Velocidad de Obturación más rápida, o por una apertura estrecha y una velocidad de obturación más lenta. Esto hará que una foto tenga más o menos desenfoque por movimiento y profundidad de campo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *