Deberían las empresas tecnológicas pagarnos por utilizar nuestros datos?

Noticias

Los seres humanos generamos más datos en Facebook en un solo día que en todos los libros que se han escrito juntos. Eso ni siquiera cuentando las tendencias de búsqueda de Google, los conocimientos de compra de Amazon y similares, y las conclusiones de Microsoft por tener Windows instalado en un millón de dispositivos. Los datos, a diferencia de otros recursos físicos, son un recurso casi ilimitado.

¿Por qué no recibimos un pago por ello?

A cambio de estos datos -que proporcionan la principal fuente de ingresos para las redes sociales como Facebook y similares- hemos desarrollado nuevas costumbres, observado cómo las elecciones nacionales de un país caen bajo la influencia de entidades extranjeras y, sin darnos cuenta, participamos en la capacitación de tecnología autónoma que probablemente interrumpa la gran mayoría de las industrias en las que actualmente trabajan los seres humanos actualmente. Pero no nos han pagado por ello.

Facebook y otras redes

¿Significa que todos estamos proporcionando el “trabajo o materia prima” para que este tipo de empresas valgan lo que actualmente valen? Si nuestra información personal vale tanto, ¿por qué todo lo que recibimos a cambio es actualizaciones de estado y un flujo interminable de anuncios en nuestros perfiles de redes sociales?

Quizás no usas Facebook, quizás estás demasiado ocupado o las redes sociales no son lo tuyo. Pero probablemente estés contribuyendo a ello, si estás leyendo esto, utilizas Amazon, Google o LinkedIn. De cualquier manera, la gran mayoría de las personas en este planeta están entregando datos gratis en la gran mayoría de casos.

Se puede decir, que por ahora, está bien porque estamos seguros de que estamos sacando algo de ello. Las personas hacemos preguntas a los buscadores, encontramos a gente, vemos memes, trabajamos y sobre todo utilizamos para ocio.

 

Cosas Rusas…

El año pasado, cuando el congreso estadounidense convocó a las empresas de medios sociales para discutir la interferencia de las elecciones rusas, empresas como Twitter y Facebook participaron de mala gana. La gente, en general, no está interesada en llamar a estas empresas para que se encarguen de cómo manejan nuestra información personal que le estamos facilitando de una manera u otra…

El Dueño de los Datos

Antes de responder quién es el dueño de los datos, debemos discutir por qué esta información es tan importante y valiosa.

  • La publicidad constituye el grueso de los ingresos de Google y Facebook entre otros. Eso es mucho dinero y todo proviene de la habilidad única que las empresas de tecnología tecnológica tienen para proporcionar información detallada y datos demográficos.
  •  A medida que la automatización vaya sustituyendo a los seres humanos en la mano de obra, los desarrolladores y las empresas perderán lentamente una fuente de datos desinhibida: el control de los empleados humanos. Esto significa que es probable que aumente la necesidad de datos debido tanto a la demanda como a la escasez de los mismos.

Tal vez lo más importante a tener en cuenta cuando se trata de este tipo de datos, la información personal, es que no se puede fabricar. Las empresas pueden tratar de falsificarlo o falsificarlo, pero el valor real de nuestra información personal es que es nuestra.

Según el director de filosofía de la Universidad Carnegie Mellon, el profesor David Danks, quien dijo que generalmente había dos maneras de ver los datos:

En la Unión Europea los datos son una extensión de la persona. No es como un producto, sino una parte de esa persona. Así pues, los ciudadanos Europeos poseen sus datos. Pero, en los Estados Unidos, se han movido mucho hacia un modelo en el que los datos pertenecen a la empresa.

Como sabemos las personas que nos movemos más en ambientes tecnológicos, muchas de las técnicas, costumbres y tendencias relacionadas con la tecnología, acabamos por implementarlas también en países europeos como España.

Y Ahora?

Facebook y Google se han convertidos en los gigantes que son ahora porque han aprovechado un nuevo recurso natural (información personal) antes de que la mayoría de la gente se diera cuenta de que tenía valor. Y ahora la Inteligencia Artificial está cambiando la forma en que nosotros, como sociedad, valoramos los datos de nuevo.

 

 

Dejar que Facebook, por ejemplo, venda nuestros datos sin darnos un céntimo de esas ganancias, en retrospectiva, es parecido a alguien que pagó hace años 1 Bitcoin por una funda para el teléfono y hoy sería una funda de 10.000€.

Algunos expertos sostienen que la imposición de un impuesto sobre los datos a las grandes empresas tecnológicas podría permitir que se pagara una renta básica universal. Tanto si crees que esto sería una buena idea o no, lo que está claro es que esto indica que los datos desde luego son algo valioso.

Pero, para estirar la analogía anterior, ahora que hemos dado tanta materia prima gratis, ¿cómo empezamos a cobrar por ella? Probablemente no es realista esperar que Facebook nos ponga a todos en nómina un día de estos. Y es muy probable que su “cuota” de datos no sea muy alta. Tendríamos que conseguir que cada una de las grandes empresas de datos nos redujera los controles antes de que todos pudiéramos dejar nuestros trabajos diarios.

Y va a ser difícil poner un precio a nuestros datos (aunque, resulta que The Next Web hizo justamente eso y el precio fue de unos 390€). Además, será aún más difícil rastrear y hacer cumplir la licencia adecuada de datos. Si el gobierno impone impuestos a la gran tecnología tenemos que confiar en que nuestro gobierno está buscando el bien de los ciudadanos en lugar de las empresas.

Sin embargo, si lo dejamos en manos de las empresas que actualmente utilizan nuestros datos, ellos seguirán moviendo sus miles de millones a través de varias compañías matrices, cuentas en el extranjero, y cualquier otro truco que las compañías que valen casi un trillón de dólares puede llegar a inventar. Nunca recuperaremos lo que realmente vale nuestra información.

En última instancia, la única forma en que podemos decidir quién es el propietario de nuestros datos es poniéndonos exigentes con la forma en que los compartimos y exigiendo más transparencia a las empresas a las que permitimos utilizarlos.

Quizás Google, Facebook y Twitter cambien la forma en que hacen negocios. Sin embargo, lo más probable es que una generación de personas que han pasado toda su vida en la era de los medios sociales simplemente creen una mejor plataforma.

Después de todo, si actualmente te puedes hacer rico invirtiendo en una cripto moneda que realmente no existe en el mundo físico, no debería existir ninguna razón por la que ciertas empresas no deberían pagarnos por colaborar con ellas de alguna forma.

Deberían las empresas tecnológicas pagarnos por utilizar nuestros datos? Modificado: marzo 11th, 2018 by Web

POST RELACIONADOS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *