El protocolo DHCP : Función y Funcionamiento

Tecnología

DHCP (Dynamic Host Configuration Protocol) o en español, Protocolo Dinámico de Configuración de Equipos, es un protocolo estándar para cualquier tipo de sistema conectado a una red TCP/IP.

Función del Protocolo DHCP

La función básica de este protocolo es evitar que el administrador tenga que configurar manualmente las características propias del protocolo TCP/IP en cada equipo cada vez que se conecta a la red. Para ello, existe en la red un sistema especial, denominado servidor DHCP, que es capaz de asignar la configuración TCP/IP al resto de máquinas que se encuentren presentes en la red, o clientes DHCP.
En una red pueden convivir equipos que sean clientes DHCP con otros cuya configuración se haya establecido de forma manual. Los que estén configurados como clientes DHCP, necesitarán encontrar en la red local un servidor DHCP para que les proporciones los parámetros TCP/IP.

Funcionamiento del Protocolo DHCP

Cuando un cliente arranca por primera vez, lanza por la red un mensaje de difusión ( conocido como Broadcast), solicitando una dirección IP. Si en la red existe un solo servidor DHCP, cuando este reciba el mensaje contestará al cliente asociándole una dirección IP junto con el resto de parámetros de configuración necesarios. El servidor DHCP puede estar configurado para asignar al cliente una dirección IP cualquiera de las que tenga disponibles, o bien para asignarle una dirección en concreto (o dirección reservada), en función de la dirección física de la tarjeta ethernet del cliente. De cualquiera de las formas, una vez el cliente recibe el mensaje del servidor, ya tiene una configuración IP con la que poder acceder a la red de forma normal.

Varios servidores DHCP en la misma red

Si en la red hay más de un servidor DHCP, es posible que dos o más servidores escuchen la petición y estos la contesten. Entonces, el primer mensaje que recibe el cliente es aceptado y el resto son rechazados. Es muy importante destacar que cuando hay varios servidores DHCP en una misma red local, estos no se comunican entre ellos para saber qué direcciones IP debe asignar cada uno. Es responsabilidad de los administradores que sus configuraciones sean independientes y consistentes para un correcto funcionamiento.

En otras palabras, cuando en una misma red TCP/IP existe más de un servidor DHCP, es imprescindible que estén configurados de manera que no puedan asignar la misma dirección IP a dos equipos distintos. Para ello basta que los rangos de direcciones IP que puedan proporcionar no tengan direcciones comunes, o, si las tienen, que estas sean direcciones reservadas.

En cualquiera de los casos anteriores, desde el punto de vista del cliente los parámetros que ha recibido se consideran una concesión, es decir, son válidos durante un cierto tiempo. Cada vez que el cliente arranca, o bien cuando se alcanza el límite de la concesión (lease time) el cliente tiene que solicitar su renovación.

 


POST RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *